martes, 29 de julio de 2014

PA LO QUE HEMOS QUEDAO...

La "cosa" de la foto, créanme o no, es el ex sex symbol MICKEY ROURKE que se pasea de esta guisa por su barrio para ir al gimnasio. Y esos leggings no tienen perdón de dios.


TESTIGOS DEL ACCIDENTE





Este mediodía he cometido un error enorme. He visto el telediario. La cadena da igual. Las desinformaciones son las mismas desde diferentes ángulos. ¿Derecha? ¿Izquierda? ¿Qué más da? La porquería viene de todos lados. Sigan leyendo si se atreven y tienen estómago.

Esta semana toca lo de Jordi Pujol. Que si se fijan ustedes nos viene muy bien para despistar la perdiz. ¿Qué perdiz? Les paso el menú y ustedes eligen qué perdiz estamos mareando esta semana:

-Ensaimada mallorquina de Perdiz (Jaume Matas)
-Perdiz de la buena suerte (Fabra)

-Perdiz vasca real en su salsa (Urdangarín)

-Perdiz a la Mascletá (Gürtel)
-Perdiz a la sevillana (EREs)
-Perdiz a la crema suiza (Bárcenas)

y el plato especial de hoy

-Perdiz amd tumaca (Pujol)

Y podríamos seguir con un repertorio de perdices que ríanse ustedes de un especial de la revista “Jara y Sedal”. El caso es marear la perdiz pero sin llegar a nada. Somos especialistas en nadear, además de criadores mayestáticos de perdices. Los escándalos políticos en España son tantos y tan numerosos (más de 100 imputados solo en el Partido Popular valenciano) que tenemos un atracón de perdiz. ¿Puede una perdiz emborrachar? Si prestan ustedes atención, verán que sí.
Uno no puede incluso poner una mueca de espanto cuando se entera de “lo de Jordi Pujol”, que hasta hace 24 horas era “honorable”. Y como si esto fuera una película de Woody Allen donde asistimos a la deconstrucción de un personaje, seguimos de espectadores del asunto sin apenas hacer nada. ¿Dónde están hoy los catalanes indignados que se acaban de enterar de que su “President” le ha estado tomando el pelo –y la cartera- durante todo su mandato? ¿Es una confabulación de Alicia Sánchez Camacho para parar el contubernio independentista a golpe de labio patrióticamente hinchado? ¿Por qué no hay una manifestación hoy en Barcelona para decirle a Jordi Pujol del mal que se va a morir? ¿Y en Valencia? ¿Existen las falleras indignadas? ¿Y en Andalucía? ¿Flamencas arrepentidas? Ni idea, oigan, sobre todo porque nadie sale a manifestarse ante estos atropellos y comentar los modelos de la Juez Alaya es más entretenido que bucear en la biografía de Chávez, por ejemplo. Manifestarse contra el Gobierno Central es ya casi una cosa deportiva. Y es que el Gobierno Central es, en su mismidad un ente abstracto (si pensamos que el presidente Rajoy da ruedas de prensa en plasma…es más fácil asimilar el concepto) ante el que es fácil quejarse. Porque es abstracto. Rajoy y Zapatero son muy abstractos ambos dos si lo piensan. Es complicado decir si se merecen una hostia con la mano abierta o, por el contrario, a uno le entran ganas de llevarles a tomar un chocolate con churros de lo desamparados, desangelados y deslavazados que se les ve. Los pobres. Ya ven, ahí forzados a salvar a la patria obligados por la maldita democracia a esta condena que pesa tanto (por favor lean esta última frase con el tono de voz de la desaparecida Rocío Jurado que queda mejor).
Pero… ¿salimos a la calle a llamar “hijo de puta” a alguien? ¡Ah no! Esto sí que no. Para qué nos vamos a mojar. De eso nada. Es mejor joder al ente abstracto que al jefe de la tribu. Yo todavía sigo esperando que todas las ONGs de España convoquen una manifestación para decirle a Iñaki Urdangarín por dónde debería meterse el “sin ánimo de lucro”. Pero no ha sucedido. Ni sucederá. Si Iñaki llega a la cárcel (fuentes judiciales me comentan que es prácticamente seguro) lo que más nos importará es ver su entrada a la trena de la misma manera que asistimos a un intento de “dormir para siempre” de Rosa Benito (esta es experta en pichones, no en perdices, ya ven). Y tiro porque me toca.
¿Se imaginan ustedes un accidente de tráfico donde varias personas yacen malheridas, gritando de dolor, sangrando abundantemente y a su alrededor hay un grupo de personas que comentan lo horrible de la situación pero nadie llama a una ambulancia? Pues eso mismo, en mi opinión, es lo que nos está pasando. Somos víctimas de la inacción. Y ya de paso, somos un chiste. Lo del país de pandereta lo dejamos atrás con los Farruquitos, los Pantojas y los Ortega Cano. Ahora somos un chiste, y de pésimo gusto. Si ustedes tienen un ratillo libre les propongo un juego de lo más macabro. Abran su explorador de Internet favorito y lean la prensa Europea. Lean lo que dicen The Times, Corriere della sera, Le Monde, La Stampa, Le Figaro, Die Welt o The Guardian, por ejemplo. Yo lo he hecho y el mal trago les aseguro que es de alto impacto. En esos periódicos, sorprendentemente, no se marea la perdiz, incluso ya en el colmo del escándalo (agárrense los machos) a nuestra reina y ex presentadora de Telediarios le llaman bastante cosas que aquí supondrían, probablemente, el cierre inmediato de una redacción. ¿Soy exagerado? Llamen a la redacción de la revista de humor “El Jueves” y hablen con su director y luego me cuentan.

Ya está. Ya me he desahogado. Me he quedado tranquilo y además no me ha hecho falta (casi) insultar a nadie. Pero me asusta vivir en un país que cada día es un accidente más grande, donde cada día se sangra más y nadie llama a una ambulancia. Debe ser porque estamos terriblemente atentos al vuelo de una perdiz.

Que pasen ustedes un buena tarde.