miércoles, 17 de septiembre de 2014

BORRACHO Y DROGADICTO



O esa es la excusa de  ROBIN THICKE para defenderse en un juicio donde se le acusaba de plagio. La cosa es que, aparentemente, su gran éxito BLURRED LINES es un plagio como una catedral Y la historia le ha llevado delante de un juez donde ha dicho así resumiendo que se pasó el año pasado colocado como una mona, que el responsable del plagio (de una canción de Marvin Gaye) es PHARRELL WILLIAMS y que aparece como compositor porque quería un trozo de las ganancias de los derechos de autor a pesar de no haber escrito una solo palabra del temazo. Vamos, de desmayo. Menuda prenda.

LES JURO QUE ESTA NOTICIA NO ES BROMA



Misteriosos caminos los de ley en España. Mientras Urdangarín sigue en la calle, cosas como estas pasan en Málaga. ¿A dónde vamos a llegar? ¿No va a haber ningún tipo de sanción para reparar esto? ¿Nos hemos vuelto locos?

BEYONCE Y EL PLAYBACK: PILLADOS

¿Canta Beyoncé en playback en sus conciertos? Vayan ustedes al usuario de Instagram que ven bajo estas líneas y comprueben. Madre mía lo que le van a llamar...